PROFORTA Proyectos, Formación y Tasaciones

20 años de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) #3: ¿quién paga?

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo (artículo 14 de la LPRL).

Preocupa mucho quién asume el coste de las medidas preventivas. A menudo me hacen alguna de estas preguntas:safety-helmet-150913__180

  • «¿Quién tiene que pagar los EPIs que tengo que ponerme?»

Porque está muy bien saber qué EPIs tengo que utilizar en mi puesto, pero nada bien que el trabajador tenga que traerlos de casa.

  • «¿Quién tiene que pagar la formación en Prevención de Riesgos Laborales que tengo que tener acreditada para poder trabajar?»

Porque la normativa me obliga a tener formación específica para ocupar mi puesto… pero si realizo un trabajo por cuenta ajena, el coste lo asumirá el empleador (y sin descontarlo del sueldo).

La Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales, en su artículo 14, es clara:

El coste de las medidas relativas a la seguridad y la salud en el trabajo no deberá recaer en modo alguno sobre los trabajadores.

Es obligación de la entidad empleadora (pública o privada) proteger a los empleados frente a los riesgos laborales.

Expresamente, la norma obliga a la entidad empleadora a:

  • Adoptar las medidas preventivas necesarias,
  • Realizar la evaluación de riesgos de cada puesto de trabajo,
  • Informar a las personas empleadas de los riesgos que entraña el puesto que desempeñan,
  • Consulta y participación de a los trabajadores,
  • Formar en materia preventiva a trabajadores,
  • Implantar planes de emergencia y evacuación en caso de riesgo grave e inminente,
  • Realizar la vigilancia de la salud.

Por tanto, cualquier trabajador tiene derecho a solicitar la adopción de las medidas preventivas que su puesto exija (incluidos los EPIs, la formación en PRL, conocer los riesgos laborales que entraña su labor, etcétera).

María Teresa Jiménez Romera

Ingeniera Agrónoma

Técnico Superior en Riesgos Laborales (especialidades: Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada)

Experta Pericial en Seguridad y Salud en el Trabajo

Coordinadora de Seguridad y Salud en Obras de Construcción

Formadora en PRL

3 Thoughts on “20 años de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) #3: ¿quién paga?

  1. Pingback: 20 años de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) #7: "¿los equipos de protección individual que necesito los tengo que comprar yo?" | PROFORTA

  2. Raúl on 20 julio 2019 at 12:46 pm said:

    Me an descontado 120 euros de la nómina de un curso que me hizo la empresas antes de entrar a trabajar de electricidad pero es prl pues vino una empresa preving a darnos ese curso , es normal?

    • Mayte Jiménez on 20 julio 2019 at 1:18 pm said:

      Hola, Raúl.

      La ley deja bien claro que la PRL nunca debe suponer un coste para el trabajador.

      Ocurre a veces que el empleador condiciona la contratación a que el candidato tenga las acreditaciones obligatorias para el desempeño del puesto con objeto que desde el primer día está trabajando, sin tener que estar los primeros días de contrato en formación.

      A veces he tenido alumnos que precisamente pagaron de su bolsillo la formación (por cierto, les costó menos de la cantidad que mencionas) porque ven que en las entrevistas de trabajo pasan antes los que la tienen. Pero en estos casos, es la persona que busca empleo la que se encarga de buscar dónde hace el curso y a qué precio. Si una persona quisiera trabajar de camarero, por ejemplo, tendría que tener las titulaciones de manipulador de alimentos, alérgenos,… Si fuera candidato a trabajador del campo, según el puesto, tendría que tener el de PRL, además de aplicador de plaguicidas, manejo del tractor,… Es decir: la normativa busca que en cualquier trabajo los empleados sepan desempeñarlo de forma correcta y segura para sí mismo y los demás.

      No pocas veces he impartido un curso y me han confesado los alumnos que el empleador les ha hecho pagarlo, haciendo uso de su posición de poder, condicionando la continuidad en la empresa a que realicen el curso y lo paguen. No es lo normal, pero lo he visto, por desgracia.

      El empleador no solo debe asumir el coste del curso, sino también de las protecciones que requiera el puesto, ¡ojo! Porque el que no quiere formar a sus trabajadores a menudo es el que tampoco les entrega los EPI’s (¡o incluso herramientas!). Me pregunto a menudo por qué la Inspección no actúa en estos casos.

      Por último, añadir que la formación en PRL suele ser objeto de bonificación para las empresas, por lo que no les supone un coste adicional en muchos casos.

      Lo que me llama la atención del caso, Raúl, es que te lo hayan descontado de la nómina. ¿En concepto de qué? Seguro que en cualquier sindicato o entidad relacionada con la PRL (Fundación Laboral de la Construcción,…) podrán ayudarte.

      En cualquier caso, te encuentras en una situación nada cómoda ante la tesitura de tener que pedir que se hagan las cosas conforme a la normativa (con el temor que eso suponga la no continuidad en la empresa) o conformarte con la idea de que «es lo que hay».

      Aunque es complicado, mi consejo es que hables con recursos humanos de forma cordial.

      Un saludo.

Deja un comentario

Post Navigation

Analytic Code
A %d blogueros les gusta esto: